Heráldica y Genealogía

  Estás en > Matemáticas y Poesía > La tienda de Matemáticas y Poesía

 

TRABAJOS REALIZADOS POR EL EXPERTO EN HERÁLDICA Y GENEALOGÍA
RICARDO ÁLVAREZ LACALLE


HISTORIAS SOBRE LA HERÁLDICA

A continuación, y como final de la exposición de conceptos relativos al arte y ciencia de la Heráldica, Ricardo Álvarez Lacalle nos cuenta dos interesantes historias, una sobre las estrellas de la Casa Salazar, y otra sobre la creación y adopción de las panelas.

Sobre las estrellas tenemos un caso muy conocido e históricamente confrontado, cual es el de Lope García de Salazar, que nació en 1213 reinando Alfonso VIII, Ricohombre de Castilla, muy hacendado en Burgos y en las Encartaciones de Vizcaya, así como en la provincia de Alava por su matrimonio con María Ana Ortiz de Calderón, Señora de la Torre de Nograro, hija de Fortún Ortiz de Calderón, Ricohombre de Castilla, Señor de Nograro y Valido del Señor de Vizcaya. El citado Lope García de Salazar es referido en el repartimiento de la ciudad de Sevilla de 1230 puesto entre los Ricohombres a quienes heredó el Rey Alfonso X. La historia dice que Lope García de Salazar venció en Toledo, a un gigantesco moro que según dicen había venido de Africa a desafiar a cualquier caballero que se quisiese medir con él. Este combate se desarrolló delante del propio rey Alfonso X "El Sabio", y como era de esperar, ganó Salazar, y como el moro llevaba una vestidura bordada con estrellas de oro, tomo 13 de estas estrellas como escudo de su linaje, creando el típico escudo de la casa Salazar, el conocido de las trece estrellas de oro
colocadas en tres palos de a cuatro y una en punta sobre el campo de gules (rojo) y abandonando el primitivo que era de azur, con una torre de plata.

Lope García de Salazar y Ana María Ortiz de Calderón, tuvieron dos hijos Lope, que fue su sucesor, y Juan, que fundó nueva casa en Extramiana. Murió Lope a la edad de 40 años en 1253 y está sepultado en el convento de Herrera (entre Haro y Miranda), que había sido fundado por su suegro.

Hoy día se pueden ver las trece estrellas de este linaje por doquier, y no es de extrañar, pues su hijo y sucesor, Lope García de Salazar y Ortiz de Calderón, más famoso aún si cabe que su padre, contrajo matrimonio con doña Berenguela de Salcedo. Había nacido en 1244 y se dice que tuvo hasta 120 hijos entre legítimos (solo dos) y bastardos, formando con ellos un verdadero ejército, los cuales dieron lugar a numerosos linajes por estas tierras.

La firma de este Lope García de Salazar consta en el privilegio hecho en Vitoria con motivo del, ya citado, acto de "La Voluntaria Entrega". Éste murió sobre el cerco de Algeciras a la edad de 130 años y como dice un cronista que aunque fue muy viejo, nunca dejó de pelear y los hijos que peleaban con él que eran más de 40 le llevaron a enterrar a Valpuesta, donde yacía en 1773.

La panela, la otra figura heráldica de la que hablé, tiene forma de hoja de álamo, con la punta hacia abajo y su etimología procede del pan. Es curioso que en Portugal se llama panela a la sartén, con cuya forma tiene bastante parecido.

escudo Arana
escudo
 
 
 
 
Su origen, narrado por varias crónicas y recogido por muchos autores, se dice remontar a una cierta batalla de Arrato (sierra situada al Norte de la Llanada Alavesa, sobre Hueto Arriba, Mandójana y Legarda, que es continuación, por el Norte, de la Sierra de Badaya), entre los bandos oñacino y gamboíno, y la cual batalla dicen que fue tan sangrienta que el río Zadorra (a lo mejor era el Zalla u otro más próximo a la sierra) se tiñó de sangre, y las hojas de las plantas acuáticas del río se cubrieron de polvo, tomándose estas hojas como figuras heráldicas y puestas en sus escudos por muchos caballeros de los que participaron en aquella batalla. La normal representación de estas figuras heráldicas, que aparecen generalmente en serie, pocas veces solas, es la de "plata", o color blanco, representando quizá el polvo con que se cubrieron en el fragor de la batalla, y colocadas sobre campo de gules, representando el río teñido de sangre. Así, y en número de nueve, aparecen en el escudo de armas de la casa Zárate.

¿Que puede haber de cierto en esta leyenda?. Difícil sería averiguarlo después de más de siete siglos, pero a la vista de tanta fantasía desmedida urdida por los Reyes de Armas tratando de dar origen a los blasones, nos ha de hacer pensar que se trata de una fantasía. No obstante hay elementos en la citada leyenda que sí tienen visos de verosimilitud.

Parece ser que sí debió ser cierta la citada batalla de Arrato, entre los bandos oñacino y gamboíno, que fueron una dualidad más de partidos como otras muchas que existieron en toda Europa durante la Edad Media. Su origen, el de los bandos, también está lleno de fantasías que no se pueden creer, pero en uno y otro bando se agrupaba toda la nobleza de las tres provincias vascas; Alava, Guipúzcoa y Vizcaya.

El bando oñacino, cuyo nombre deriva del linaje guipuzcoano Oñaz, tuvo por cabeza de bando en el País Vasco al linaje alavés de los Mendoza, cuya política, en forma simplista, se podía definir como orientada hacia el Reino de Castilla, y el bando gamboíno, que debe su nombre al linaje de los Gamboa, derivado del Guevara, siendo los Guevara precisamente su cabeza de bando. Los gamboínos se orientaban hacia el Reino de Navarra.

Hasta aquí una semblanza sobre la Heráldica, principalmente, sobre la heráldica alavesa, sobre su origen, fundamento y desarrollo.

El tema es inagotable, pero creo que hemos dado un repaso generalizado, pero a la vez muy concreto de lo que representa la Heráldica como ciencia auxiliar de la Historia, ya que a través de sus representaciones gráficas podemos adivinar el origen de un linaje y, muchas veces, la relación con otros.
 


tema escrito por: José Antonio Hervás