Estás en > Matemáticas y Poesía > La tienda > Arte y Naturaleza

 

PRESENTACIÓN DEL AUTOR Y SU OBRA :

FOTOGRAFÍA

corzo La fotografía se convierte en arte cuando tratamos de fotografiar a cualquier esquivo animal, y es que se trata de dar caza con nuestro objetivo a unos modelos muy difíciles de localizar, y más difícil es aún, pretender aproximarse a la distancia optima para que el resultado sea el esperado.
La caza fotográfica tal vez sea lo más trabajoso del arte de la instantánea; cargados de paciencia, al acecho o al rececho, hay que emplear todas las estrategias para engañar a la especie con objeto de captar la pose o mirada de su comportamiento más peculiar.

Paciencia día tras día, y muchos de ellos de vacío, pueden sumar buenas imágenes para nuestra colección.

El autor capta imágenes naturales, aves y mamíferos fundamentalmente, de los que posee una gran variedad.

Quien haya experimentado la sensación de conseguir una buena instantánea después de un enorme sacrificio, sabrá valorar y disfrutar del resultado cuando lo vea expuesto en su álbum o cuadro.

Se dice que no hay dos fotografías iguales, aunque sean de la misma especie, distinta expresión en sus ojos, distintas luces, cualquier detalle por pequeño que parezca puede diferenciarles, por ello merece la pena que todos estos trabajos sean expuestos o dados a conocer para que el público en general se deleite de tal belleza.
Fotografia de la naturaleza
Todas las especies animales resultan fascinantes para ser representadas, ¿quién no recuerda esa imagen de la libélula sobre los juncos del río?.
¿Cómo podemos conseguir fotografiar a un animal que puede percatarse de nuestra presencia a cientos de metros? Es fundamental en primer lugar conocer las costumbres de la especie, y en segundo, conocer el terreno por el que se mueve. Con estos datos siempre presentes podemos plantearnos el acercamiento, pero si tratamos con especies con las que no hay posibilidad, el aguardo en los lugares querenciosos da muy buenos resultados.

Llegado el momento clave de apretar el disparador, hay que tratar de provocar una mirada del animal o cualquier movimiento hacia la luz buscando la pose más exclusiva.

Aplicando todos los sentidos en este proceso tan múltiple, llegaremos a acariciar y a disfrutar de los mejores recuerdos.

Se dice que no hay dos fotografías de naturaleza iguales, aunque se hayan sacado al mismo paisaje o se refieran a la misma especie; distinta expresión en sus ojos, distintas luces, cualquier detalle por pequeño que parezca puede diferenciarlas, por ello merece la pena que el público se deleite de tal belleza.

 
 


tema escrito por: José Antonio Hervás