SONETOS CLÁSICOS

Estás en > Matemáticas y Poesía > Poesia >
 

DE TUS DORADAS HEBRAS, MI SEÑORA

Fotografía original de Kevin Thom
De tus doradas hebras, mi señora,
amor formó los lazos para asirme;
de tus lindos ojuelos, para herirme
las flechas y la llama abrasadora.

Tu dulce boca que el carmín colora
su púrpura le dio para rendirme;
tus manos, si al encanto quise huirme,
nieve, que en fuego se me vuelve ahora.

Tu voz suave, tu desdén fingido
y el albo seno, do el placer se anida,
pábulo añaden al ardor primero.

Amor con tales armas me ha rendido;
¡ay, armas celestiales! ¡Ay mi vida!
yo soy, yo quiero ser tu prisionero.
 

SONETOS CLÁSICOS REUNIDOS POR EL SITIO MATEMÁTICAS Y POESÍA

Juan Meléndez Valdés nació en 1754 en Extremadura y murió exiliado en Montpellier, Francia en 1817. Cursó estudios en Salamanca, donde fue catedrático de Humanidades y conoció a Cadalso y a Jovellanos que le orientaron en su labor de escritor. Aunque no fue original en sus temas, supo dar a sus composiciones un ritmo alegre y suelto, como queda reflejado en este soneto.
Si esta presentación del soneto titulado De tus doradas hebras, mi señora y la antología que lo contiene te ha gustado, agradeceremos tu voto positivo y recomendación



tema escrito por: José Antonio Hervás