Estás en > Matemáticas y Poesía >

UN POCO DE HUMOR SIEMPRE VIENE BIEN…

CHISTES CON JUEGOS DE PALABRAS

El sábado de madrugada:
- Por favor, ¿la salida de la discoteca?
- Si; aquella de gafas.
Pregunta de test:
- ¿En que se parecen una toalla y un libro de aritmética?
- Con el libro de aritmética me sé el cálculo y con la toalla me seco el culo.
En una tertulia:
- La policía, hoy en día, cuando investiga un crimen, debería sospechar de todos.
- ¿Por qué?
- Porque ahora, todo el mundo tenemos móvil.
- ¿Con que opera un oftalmólogo cuando tiene PRISA?
- Con la SER.


El dia de la boda, esta la novia con su madre, y le pregunta:
-Mami, ? ¿ Tu podrias darme consejos para mantener satisfecho a mi marido?
- Pues, hijita - le contesta la señora, un poco avergonzada-, resulta que cuando dos personas se quieren, hacer el amor es el acto mas maravilloso del mundo y no se que decir...
- Mama, ya se follar... lo que necesito es aprender cocina.

Pregunta de examen:
    - ¿Qué es el arte?
    - ¡Pasar un frío de cojones!
En un comercio:
    - ¿Puedo pagar con tarjeta?.
    - Siempre que no sea VISA.
    - ¡Pues si lo sé, no aviso

En la calle, una amiga a otra que hace tiempo que no ve:
    - ¡Piluca!, ¡llámame!.
    - Y yo también.
mecanismo

El motor de la economía debería ser la herramienta que facilitara la minimización de las diferencias de nivel cultural y adquisitivo que hay en el mundo, pero mucho me temo que su impulso en ese aspecto es una vana ilusión.
En la calle:
- ¿Qué pasa?,¿qué pasa?; ¿porqué hay tanta gente en la esquina?
- Es una riña, abuelo.
    - ¿Queee?
    - ¡Una riña!
    - ¿Cómo?
    - ¡¡Una disputa!!
    - ¡Ah!, pues entonces no será tan niña.

En casa. Preparando la cena. La mujer al marido:
- Cariño, acércame un plato...
El marido: - ¡Ahora mismo!.
La mujer: - ... Llano.
El marido:
- ¿En que quedamos?,¿te lo acerco o no te lo acerco?
Va un tío por el bosque y , de pronto, se le aparece una señora con un capirote, un vestido largo de seda y una varita rematada en uno de sus extremos por una pequeña estrella iridiscente, que le toma la mano.
- Pero tía, ¡que frío!, parece que estas muerta, ¿quien eres?
- Soy el-hada.


Página publicada por: José Antonio Hervás