Estás en > Matemáticas y Poesía > Utilidades >

EL ORADOR IMPENITENTE

 

    Continuar leyendo      Ir a inicio del discurso
Después sólo tendrás que continuar, ya sin miedo al pánico escénico, pronunciando con tono grandilocuente y pausas de efecto, el texto adjunto que te permitirá quedar delante de tu distinguida audicencia como el experto orador que ha estado, con elaborada berborrea y refinada declamación...

HABLANDO VARIAS HORAS SEGUIDAS SIN TENER NADA QUE DECIR

Quizá nadie te entienda, pero tampoco nadie podrá rebatir tus asertos y quedarás tan dignamente o más que como muchas de las insignes personalidades que hoy en día están dirigiendo nuestras vidas.
 


tema escrito por: José Antonio Hervás