cadena de cuentos
 

EL DELFÍN TRISTE

En las profundidades del mar, donde el agua es cristalina y la arena blanca y fina, existe una ciudad, rodeada de verdes algas, llena de colores y casas de coral.
Vivía en esa ciudad un pequeño y alegre delfín con el que nadie quería jugar. Se pasaba los días aburrido y sólo, mirando a los demás y, aunque intentaba hablar con ellos, todos le decían:
    - ¡Atrás, atrás!
Y Delfín se preguntaba:
    - ¿Qué pasa?, ¿porqué no me quiere nadie?, ¿Qué tengo yo, que no les pueda gustar?
Un día, una ballena que iba paseando con su cría, lo vio llorar al pasar, lo abrazó con sus aletas y se lo llevó a nadar.
delfín
    - Ballena, ¿por qué no tengo amigos? – preguntó Delfín - ¿Qué tengo de especial?
Y Ballena, mirándole, le contestó:
    - Una gran cola, como la mía, que asusta a los otros delfines.
Delfín giró la cabeza mirando atrás con ojos tristes y, moviendo su enorme cola, se alejó nadando.
Una oscura noche, mientras todos dormían, se acercó por la zona un peligroso tiburón que, al pasar, tocó la cola de Delfín despertándolo. Delfín vio cómo el tiburón abría una enorme boca por la que asomaban unos terroríficos dientes, dispuestos a devorarlos a todos.
el fondo del mar
Al ver el peligro, Delfín comenzó a agitar enérgicamente su enorme cola, levantando una nube de burbujas llenas de pompas y de sal por lo que el tiburón se llenó la tripa de arena hasta tal punto que parecía que iba a explotar y alejándose de allí, pensaba:
    - ¡Qué festín me he dado!, ¡ya no puedo más!
Pero lo que había pasado es que con el ruido, los seres marinos habían despertado y logrado escapar del gran tiburón. ¡Delfín los había salvado!
    - ¡Gracias Delfín, gracias!
Aplaudiendo sin parar, pensaron entonces todos:
    - ¡Claro que eres especial, Delfín!, pero no por tu gran cola, sino por tu enorme bondad y valentía
Desde ese día todos los seres marinos de la ciudad de coral quedaron agradecidos a Delfín y jugaron con él y fueron muy felices.

Y colorín, colorete por la chimenea sale un cohete.
Si te ha gustado este cuento o esta sección, recomiéndanos en tus redes sociales



tema escrito por: José Antonio Hervás